Comentario El abuelo (J.L. Garci, 1998)

Hola amigos, después de un tiempo, vuelvo con una producción que comentar, una película española de 1998, dirigida por José Luís Garci y candidata al Óscar en Hollywood. Este drama de 1998 corresponde a la tercera adaptación cinematográfica de la novela de Benito Pérez Galdós, protagonizada por uno de los grandes actores míticos de nuestro país, Fernando Fernán Gómez, quien aquí nos transmite, con carácter, un gran honor y sentido del deber, así como de sentido común, en uno de los discursos que comparto abajo.

 

Uno de estos discursos que, extrapolados a la realidad de nuestro país, en plena crisis de 2016, no en el sentido de crisis económica (que también resulta evidente en estos tiempos) sino crisis de valores, de moral, de ética, de respeto a los derechos humanos… más de uno merecería recibir en su cara, por ser beneficiarios de favores que luego olvidan, para entregarse a las manos del poder, del interés personal y olvidarse de la persona que se hizo cargo de su subsistencia para adquirir formación académica en su momento.

En este caso, los traidores son personajes ilustres de la localidad (el alcalde, el médico, el cura…), que ven que sus planes de negocio comienzan a flojear por la vuelta de Perú del anciano, por lo que, lo toman como un loco y tratan de encerrarlo en un monasterio.  De manera que, el personaje al que da vida Fernando Fernán Gómez actúa como voz exterior de sus malas conciencias. En este sentido, podemos traer como recuerdo la filosofía que en su momento nos enseñó Thomas Hobbes “el hombre es un lobo contra el hombre”. En este caso, la maldad humana provoca que sean capaces de vender sus almas al diablo cuando ven flojear su situación de status quo dominante en el pueblo y lanzan piedras sobre su propio tejado, olvidando parte de su pasado, ignorando  aquella figura que contribuyó en la medida de lo que pudo a que se formasen y tuviesen comida que llevarse a la boca. Aunque, en esta formación integra, se hayan terminado corrompiendo moralmente, hasta el punto de pretender quitarlo de su camino, como dije anteriormente, con el objetivo de mantener sus intereses personales y no muestren ni un ápice de agradecimiento, sino que bajan las cabezas, como señal de vergüenza, la que apenas muestran tener.

Hasta aquí, les animo a que vean la película completa.

 

 

Ocho apellidos catalanes

Ocho apellidos catalanes es una película de Emilio Martínez Lázaro del año 2015 en la que vemos la obsesión de Rafa por las muchachas vascas. Entre tanto, recibe la visita del que iba a ser su suegro, padre de Amaia, para contarle la noticia que su hija va a casarse con un catalán, si antes no consiguen parar la boda. Así que, con este objetivo, ambos emprenden un viaje desde Sevilla hasta Cataluña, y llegan a una reunión que presenta el actual novio, que es artista.
Nos encontramos varios puntos de humor relacionados con los estereotipos de la figura de vasco, andaluz, catalán… Durante un par de días, conviven en la casa de la abuela, que cree la idea de que se va a celebrar la primera boda en una Cataluña independiente del resto de España. Un evento planteado para ser desarrollado con el soborno de algunos vecinos y funcionarios defensores de la patria. Quizás a algunos les parezca una producción un poco comercial, sin más que unas cuantas risas y un tema político actual, pero tenemos una película en la que evolucionan los personajes, como el padre de Amaia, la abuela de Pau, la propia Amaia…, así, no nos encontramos con personajes planos, sino redondos, y actúan de forma que no podemos predecir, porque su postura nos transmite otra forma de hacer las cosas.
Los personajes se tratan desde la mezcla de diferentes idiomas y dialectos, tanto el vasco, catalán, francés, inglés…, así, nos hace reflexionar sobre cómo son capaces de convivir con distintas culturas, ideologías, algo que en la vida real parece complicado como consecuencia de los odios, rencores, intereses personales y políticos, y cuesta llegar a un consenso social. No obstante, en esta ficción parecen entenderse a través del lenguaje del respeto, el cariño, el baile…, unido al amor, ese amor iluso y utópico, propio de las comedias americanas y que en la vida real parece tan difícil de lograr, pero que en esta producción nos atrae, por la posibilidad de sentirnos identificados con los personajes, cercanos a nuestros puntos de vista. Aunque, no se profundiza, al igual que en la vida real por parte de los medios de comunicación, sobre los motivos, del por qué esta autonomía plantea la independencia.
Finalmente, lo que destacaría de esta película es el momento en que la figura del andaluz y la vasca son cubiertos por una bandera catalana. Desde aquí, hasta el final hay una elipsis temporal de unos meses que deberán ver, así como reflexionar sobre lo que hay detrás de los estereotipos, los prejuicios, que nos transmiten ideas preconcebidas de algunos elementos de la realidad, que no nos dejan ver más allá ni ofrecernos la oportunidad de descubrirlos por nosotros mismos, sino que son manejados para moldear nuestra mente.

Desde el punto de vista del lenguaje audiovisual, me parecen muy interesantes las tomas debajo del paso de Semana Santa, que rompen la emoción de los presentes y la tranquilidad del protagonista, cuando es informado de la boda, así como la angulación cenital (desde arriba) de la escena que en Amaia y Rafa bailan en el salón de la casa de la abuela a oscuras.
Sin más, os adjunto el tráiler y espero que reflexionéis sobre la película, si podéis verla,  porque, aparte de un humor quizás fácil, tenemos muchas referencias a la anterior producción titulada Ocho apellidos vascos, como la llegada de Koldo a Andalucia (como antes su hija), el espectáculo violento que dio, motivo por el cual lo tienen que sacar… (forma de intertextualidad, según Gérard Genette)

Navidad 2015

 

A un día de comenzar la fecha especial de Navidad, no me queda más que compartir mis mejores deseos con mis amigos y lectores que me siguen, pero en esta ocasión me gustaría hacerlo dedicando este vídeo, que muestra una realidad social evidente en nuestro país y que demuestra la frialdad de las clases sociales de arriba respecto a las personas que pasan penas, miseria, hambre, dolor, confusión…, que no reciben más que desprecio y humillaciones tanto de los políticos como de la propia sociedad, y que, que quizás no tienen nada que ver con ellos, los poderosos, que se bañan en joyas, dinero, y viven en su mundo de lujos y refinamiento, pero que está ahí, y es evidente. Al igual de evidente que resulta ser que quien menos tiene, es quien menos necesita, como apreciamos en este vídeo, ya que la mujer entrega una de las barras de pan que le han dado, porque realmente no le hace falta más que una, y para que se le quede duro al día siguiente, consiente a regalarlo a otra persona que se encuentra en su misma situación.

Por ello, unas imágenes que nos hacen pensar en la hipocresia de nuestra sociedad, así como de la ausencia de empatía de quien más tiene, pero también nos hace reflexionar de que entre nosotros que hay personas que tienen corazón, que les toca la madera del pecho para empatizar e intentar ayudar a quien tiene en frente, y así sentirse un poco mejor regalando un gesto de humanidad, una sonrisa, o un abrazo o bien un beso…, detalles que llegan al corazón para quedarse y mover sentimientos, no para terminarse, como un perfume de marca que se evapora o una prenda de lujo, que pasa de moda.

Sin más, la magia de la navidad es que nos hace reflexionar sobre lo que hemos luchado, lo que hemos ganado y nos da fuerza para avanzar en aquello que queremos conseguir, porque si la vida te da mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una para sonreir.

 

 

Comentario del cortometraje Una mujer frente al espejo

Indagando por youtube y buscando algunos cortometrajes interesantes que hagan pensar, he encontrado este, que comparto más abajo, sobre el que se puede reflexionar acerca de la perfección que pretende conseguir la figura femenina, tomando como base las revistas de moda. En este caso, tenemos a una chica que mantiene una trifulca con ella misma. Una situación que puede ser interpretada como esa belleza, que se pelea con ella misma por su torpeza, con el objetivo de llegar a ser perfecta. Podríamos destacar la presencia del color rojo, que simboliza la pasión y el azul del fondo de la situación de la trifulca, que simboliza la frialdad. Así, se podría llegar a la conclusión que nos encontramos con una persona fría,  a la que no le importa luchar con las manos para terminar con su enemiga y se deja llevar por sus pasiones, para conseguir la perfección femenina, aunque tenga que hacerlo con ella misma.

Por otro lado,  se mira en el espejo, una mujer se mira en el espejo de frente para sentirse segura de sí misma, con autoestima, y este espejo se rompe, por tanto, se puede interpretar como un síntoma de que tiene poca autoestima y falta de seguridad en sí misma como mujer, unos rasgos de los seres humanos (seguridad, autoestima, respeto) que se rompen delante de sus ojos.

La monja (Luís de la Madrid, 2005)

Para esta entrada presento esta película española dirigida por Luís de La Madrid en el año 2005.

En esta historia tenemos a una joven que viaja a Barcelona junto a unos amigos para descubrir la identidad de una monja que asesinó a su madre, que se educó en un internado religioso, bajo los preceptos del sacrificio y el dolor para conseguir el perdón de los pecados. Aunque, más adelante descubrimos que su madre y unas compañeras, que ahora merodean por el internado, asesinaron a la monja y la ahogaron en el estanque de agua bendita.

Por tanto, este elemento de la naturaleza adquiere especial relevancia en la trama con la que nos encontramos, porque aquí el espíritu de la religiosa se genera a través del agua y viene del más allá para terminar con la vida de las adultas, tal como éstas hicieron con ella cuando eran jóvenes, para que rediman sus pecados a través del sufrimiento, de la misma forma en que murieron las Santas Hermanas católicas que llevaron su nombre de las que descubren unas pinturas en un pasillo (Santa Juana, Santa María…), una ahorcada, otra degollada, otra quemada… y paso a paso vamos viendo que, a manos del espíritu, así mueren o han ido muriendo las antiguas compañeras de colegio.

No podemos ignorar que, aunque esta joven no presenció el asesinato de la hermana religiosa porque no había nacido, fue engendrada como fruto del pecado en una relación prohibida entre su madre y el sacerdote que la confesaba. Así que, como se encontraba presente en forma de cigoto, puede ver el espíritu de la monja, que viene también por ella, ya que, la historia se repite: se ha enamorado del estudiante de sacerdocio que los ayudó a llegar al internado.

Como dije anteriormente, aquí el agua adquiere especial relevancia por su simbolismo, ya que devuelve a la monja la existencia espiritual para emprender su venganza (recordemos que fue ahogada en el agua bendita, y cobró vida cuando el estanque fue abierto con la intención de convertir el centro en balneario) al mismo tiempo que, hundida en este elemento de la naturaleza, termina con la vida de la joven.

Finalmente, en palabras de María Cátedra Tomás, de la Universidad Complutense de Madrid: el agua es algo sagrado, político, industrial, científico, sanitario, económico, relacionado con la ecología, con los placeres y sentidos del cuerpo, con las ideas, los valores, las metáforas.

Y, con el poder del agua para unir al hombre, la naturaleza y la cultura de un modo indisoluble, me despido, no sin antes invitar a ver esta película con una introducción de la mano del tráiler,

 

No-Do (Elio Quiroga, 2008)

Para esta entrada, me voy a centrar en la película española que lleva por título No-Do, dirigida por Elio Quiroga. Una historia interesante, que nos lleva al presente de una familia que llega a una casa que alquilan unos sacerdotes. Pero, una casa que nos lleva al pasado franquista, en aquellos años en los que se filmaban los Noticiarios Documentales, o también llamados No-Do.

En esta mansión, siguen presentes unos fantasmas del pasado, tanto adultos como niños, quienes conjuntamente rezan el Padrenuestro, mientras el sacerdote reza y graba el sonido de la situación. Pero, al mismo tiempo, se entrecruzan las vidas de tres familias: el matrimonio que se muda junto a su bebé; una anciana, que despierta después de años, cuyo marido murió en esa casa, tras la filmación de aquellos noticiarios y acude a esta vivienda a ofrecer información a sus nuevos inquilinos para que se vayan de ahí, por la maldición que guarda; y a la que finalmente acude el sacerdote-psiquiatra, como mártir, para “limpiar” los malos espíritus, o mejor llamado “el tercer supuesto” de los milagros. Si bien, este tercer supuesto, esa presencia a la que se refieren para manifestar con sangre en la pared, que “la señora es mala”, viene de la mano de la hija muerta del matrimonio, que falleció hace 10 años, y ahora viene a buscarla, en forma de ese “tercer supuesto”, pero solo se enfrenta a ella el religioso, los demás salen del lugar.

Sin duda, una película interesante, con momentos que dejan frío al espectador, como es la niña, que pensamos que es la hija del matrimonio, que vive con ellos, aunque será la mujer sola quien la ve, quien tiene la capacidad de ver las visiones y sentir las presencias sobrenaturales.

Adjunto el tráiler de la película, animo a verla por el poder que alberga la casa, que une un pasado, un presente y la vida de varias familias,

Frágiles (Jaume Balagueró, 2005)

Frágiles es una película española de este director, para la que nos trasladamos a un hospital de la isla de Wight, en Gran Bretaña, donde llega una enfermera para cubrir las guardias nocturnas, ya que la anterior ha dejado su trabajo por sentir unas presencias extrañas, que agreden a los niños que van a ser trasladados a otro hospital.
Tienen prohibido indagar por la segunda planta, que fue clausurada años antes por la muerte de una chica. Una chica, según comenta Maggie, llamada Charlotte, que a veces presencia, se enfada y comete fechorías, aunque es diferente, la denominan “la niña mecánica”.
Varios profesionales accederán al archivo de los expedientes, para descubrir la enfermedad de la niña. Si bien, llegan a la conclusión que hace daño a los niños porque su intención es que sufra lo mismo que ella, la enfermedad de los huesos de cristal.
Amy, la enfermera de noche, pregunta a la familia de la enfermera anterior, el posible porqué de la aparición de esa niña: si es por hacer daño o por otro motivo, pero le contesta que es más fácil que todo eso: simplemente se queda con quienes ama, se niega a que sean separados de ella.
El médico, Robert, visiona documentos audiovisuales que fueron tomados a la niña, su enfermera, su operación… y descubre algo importante: el número de expediente de caso de la niña, acude a él y observa una fotografía: la niña junto a su enfermera, ésta segunda sí llamada Charlotte. Con lo cual, se nos manifiesta que, tras irse la niña, ante su amor por los niños es la enfermera quien se corta los huesos, se coloca la “máquina” y se lanza por el hueco del ascensor, quedando así siempre su presencia en el hospital.
Enterados de la verdad, una unidad llega para sacarlos del centro sanitario esa misma noche, pero el techo comenzará a derrumbarse, la luz comienza a parpadear, como señal del enfado, según cree Maggie, pero ésta desaparecerá del escenario. Será llevada a la segunda planta por el fantasma de Charlotte, al que se enfrentará Amy para coger a la niña y bajarla a la planta baja. Pero, la enfermera sufrirá un golpe, perderá mucha sangre, mientras lleva a la niña entre sus brazos. Robert intentará salvarla, pero mediante una serie de superposiciones de imagen, en lo que el médico la reanima, el fantasma de la niña se coloca encima de la enfermera y le dará un beso en los labios, un beso de amor, tal como pudo apreciar en la película de Blancanieves que les fue proyectada y hará que recupere el conocimiento milagrosamente.
Ya en el hospital, aún convaleciente, tras una visita, la dejan sola, y un señor que será ingresado entre la vida y la muerte, se para a mirar el espíritu de la niña que está sentado junto a Amy.
Película impactante, que nos incluye numerosas referencias de la historia del cine, como la proyección en la televisión de enfermería de unas imágenes de Charles Chaplin, la proyección de Blancanieves, la mezcla de la propia ficción con la realidad médica para salvar la vida de la enfermera, una verdad que es conocida a través de una fotografía.
Si bien, ante todo, podríamos plantear varias reflexiones,
¿Qué será lo que aporta la infancia a los adultos, que ni aun perdiendo la vida se quieren separar de ellos?
¿Por qué si el mundo adulto les quiere tanto como se refleja en esta película, es capaz de provocarles daño físico?
Y finalmente, ¿Qué será lo que aportan algunos adultos a los niños, que ni perdiendo la vida a su corta edad, se quieren separar de ellos?

Un tema interesante que trata es el de la osteogénesis imperfecta, o también llamada la “enfermedad de los huesos de cristal”, que no la tratan mucho en el cine, a excepción de algunos casos como Amelie de Jean-Pierre Jeunet (en uno de los personajes secundarios ) o El protegido de Shyamalan. Aunque para el caso con el que nos encontramos, hubiese sido interesante ahondar en aspectos de la enfermedad como posibles tratamientos o cuadro clínico, para que el espectador se haga un poco de idea de la enfermedad con la que se está tratando.

Adjunto el tráiler de la película y animo a verla,